San Josemaría Escrivá
"El trabajo tuyo debe ser oración personal, ha de convertirse en una gran conversación con Nuestro Padre del Cielo".

Conociendo a San Josemaría

San Josemaría en Madrid. Los comienzos del Opus Dei

Con el título "San Josemaría en Madrid. Los comienzos del Opus Dei", la Oficina de información ha diseñado un mapa donde se pueden localizar algunos lugares relacionados con la historia del Opus Dei y su fundador.

Infografía: San Josemaría, mensaje y vida

El fundador del Opus Dei es conocido como "el santo de la vida ordinaria". Fallecido en 1975, se le pudo filmar en encuentros que mantuvo con personas de todo tipo; y ahora se puede conocer mejor su vida a través de un infográfico y varios mapas interactivos.

Cuestiones históricas

Cuestiones históricas sobre la vida de San Josemaría y de su familia, el origen del Opus Dei, el comienzo del Opus Dei, la guerra civil de España, Franco y otras muchas preguntas.

vídeos de san Josemaría

Audios de San Josemaría

Edición crítico-histórica de 'La abadesa de Las Huelgas'

Edición crítico-histórica de 'La abadesa de Las Huelgas'

San Josemaría Escrivá de Balaguer es sobradamente conocido en el ámbito de la espiritualidad, pero no tanto en el terreno científico e investigador. Se publica ahora, en el marco de la edición crítico-histórica de sus Obras Completas, una amplia monografía sobre la jurisdicción cuasi episcopal ejercida durante siglos por la abadesa del monasterio de Las Huelgas.

Mensaje del día

“¡Enséñame a tratar a tu Hijo!”

Si no tratas a Cristo en la oración y en el Pan, ¿cómo le vas a dar a conocer? (Camino, 105)

Procura dar gracias a Jesús en la Eucaristía, cantando loores a Nuestra Señora, a la Virgen pura, la sin mancilla, la que trajo al mundo al Señor.

–Y, con audacia de niño, atrévete a decir a Jesús: mi lindo Amor, ¡bendita sea la Madre que te trajo al mundo!

De seguro que le agradas, y pondrá en tu alma más amor aún. (Forja, 70)

Busca a Dios en el fondo de tu corazón limpio, puro; en el fondo de tu alma cuando le eres fiel, ¡y no pierdas nunca esa intimidad!

–Y, si...